Caso de éxito

6

min

DMO Design Company: Adoptando la mentalidad OKR

DMO Design Company: Adoptando la mentalidad OKR

DMO Design Company, es una empresa de diseño e innovación de productos y
servicios con impacto global, empezó su camino en 2006, teniendo como principal enfoque generar un aporte consciente.

Hoy, con un equipo de más de 15 personas y proyectos realizados en los cinco continentes, son una prueba de que la capacidad de reinventarse es clave en el camino emprendedor.

En 2019 se sumaron a uno de nuestro programa de OKR y en este post nos cuentan sus aprendizajes implementando esta metodología. 

Más foco y equipos más felices

Tomás: ¿Cómo arrancaron?

Martín: En el living de una casa, con un escritorio y dos computadoras. Siempre tuvimos la necesidad de ir por más. Nos acostumbramos a ponernos desafíos que parecían imposibles y los fuimos logrando. El mundo siempre fue nuestro mercado y lograr mejorar la vida de las personas, nuestra misión.

Tomás: ¿Cómo definirías DMO Design Company?

Martín: Hoy, 16 años después, somos una empresa de diseño e innovación de productos y servicios con impacto global y proyectos realizados en los cinco continentes. Cocreamos junto con grandes corporaciones, pymes y startups de diferentes industrias, como Agrotech, IoT, Consumer goods, aunque el principal foco siempre estuvo en Life-Sciences.

Tomás: ¿Cómo fue el camino hasta la realidad actual?

Martín: En nuestro crecimiento tuvimos que asumir muchos riesgos y hemos tenido que aprender muchas cosas de golpe y a los golpes. Siempre buscamos en los errores algo que aprender, iterar, pivotar, reintentar y seguir adelante. Nos hemos reinventado, crecimos, nos achicamos, fuimos y volvimos, nos capacitamos y nos superamos. Siempre buscamos nuevas herramientas, metodologías, personas y equipos que nos permitan seguir impulsándonos.

Tomás: ¿Por eso llegaron a Master Me Up?

Martín: Sí, descubrir el programa de OKR’s con ustedes, nos ayudó a frenar, repensar y enfocar cuáles eran los objetivos que queríamos alcanzar en nuestra compañía y a trazar un plan para lograrlos. Desafiarnos a implementar OKR’s nos hizo ser conscientes de que necesitábamos irradiar más nuestra cultura, que todo el equipo debía estar alineado a los objetivos y ayudarnos a co-crear la forma de lograrlos.

Tomás: ¿Por qué el foco puntualmente en la cultura?

Martín: Es un desafío emprender por 16 años consecutivos con la misma energía y pasión del primer día. Los tres socios, Martín Boschetti, Cristóbal Papendieck y Martín Ries Centeno, nos comprometimos a liderar el proceso de implementación de nuestro primer MVP de OKR’s junto a todo el equipo.

Adoptando la mentalidad OKR: prueba y error

Tomás: ¿Cómo fue la implementación?

Martín: Comenzamos nuestro piloto de implementación en Q3 2021. Seguimos la teoría al pie de la letra. Definimos objetivos corporativos anuales y los conectamos con objetivos trimestrales por equipos. Definimos una dinámica de feedback semanal, quincenal y mensual. Probamos plataformas para sistematizar nuestra gestión con OKR’s y definimos comenzar con la simpleza de un Excel. Lo comunicamos, pero no logramos que el equipo se sienta motivado por los OKR’s.

Tomás: ¿Lo sintieron como un fracaso?

Martín: Claro que no, iteramos y volvimos a la carga. Arrancamos Q4 2021 con un gran desafío que era la comunicación interna alrededor de OKR’s. Nos costaba que todo el equipo lo adopte y lo consuma. Nos sinceramos, nos abrimos a aprender e hicimos un workshop interno de “Feedback OKR’s”. Le preguntamos al equipo de 1 a 10 cuánto se identificaban con los objetivos y su forma de medir (OKR’s) su grado de avance.

"Estábamos dispuestos a reformularlo todo, co-crearlo desde 0 con el equipo y hackear la metodología de forma tal que la tía abuela de cualquiera pudiera entender a dónde queríamos llegar, qué queríamos lograr y cómo lo íbamos a medir".

Hackeando la metodología OKR


Tomás: ¿Cómo hackearon la metodología?

Martín: Luego de ir iterando, entendimos que como empresa de diseño, somos visuales y que esa debía ser nuestra manera de abordar OKR para poder alcanzar el punto de contacto con todo el equipo. Así es como, el Q1 de 2022, nace la idea de challengear el formato OKR y creamos nuestro propio OKR’s Qube (trimestral). De forma simple pudimos poner los objetivos claros en una pieza que se pueda consumir rápido y a simple vista poder entender y traccionar en equipo sobre los objetivos que estamos persiguiendo.

Tomás: ¿Cómo funciona es DMO OKR’s Qube?

Martín: Cruzamos los ejes estratégicos, las áreas claves del negocio con los objetivos que queríamos conseguir en un Cubo Mágico para cada Q. Fueron 3 áreas claves (Design Team, Marketing/Comercial, Board) y 3 objetivos estratégicos (más rentabilidad en más países, estar más conectados/fomentar la cultura DMO, alcanzar mayor impacto y bienestar). Establecimos los KRs para cada cruce del cubo con un diseño visual de cumplimiento. A su vez, seleccionamos con colores el grado de confianza para poder cumplirlos; rojo (bajo), amarillo (medio) y verde (alto).

Tomás: ¿Involucraron a todo el equipo en el proceso?

Martín: Aprovechamos las reuniones mensuales de todo el equipo para ir comunicando los avances y que haya un momento de feedback. Utilizamos Mural como herramienta para diseñar nuestro Qube, ya que nos permite interactuar de forma colaborativa, donde todos pueden dar feedback y sugerir cambios.

Tomás: ¿Cuáles fueron los resultados?

Martín: Con el Qube logramos que sea visualmente más fácil de entender los objetivos y ver los resultados alcanzados mes a mes, algo que hasta el momento no habíamos podido lograr. Mejoramos la adherencia y la comunicación con todo el equipo, nos ayudó a poder percibir mejor los OKR de una forma sencilla. Logramos que todo el equipo se sienta parte del proceso, que estén alineados y que haya una retroalimentación constante para poder avanzar hacia las metas propuestas.

Tomás: ¿Qué aprendieron a lo largo de este proyecto?

Martín: Iterar y animarse a nuevos retos es la clave. Creemos que OKR más que una metodología, es una transformación cultural que hay que adoptar con todo el equipo de trabajo. Es un método sencillo, pero que requiere de mucho compromiso, tiempo y alineación. La clave es la implementación y no hay una sola forma correcta de hacerlo. Cada uno debería encontrar su mejor versión, el proceso es diferente para cada organización. De lo que estamos seguros es que hay que involucrar a todo el equipo y diseñarlo a medida de la cultura para poder lograr esa magia y compromiso de todos los que forman parte y así lograr implementarlo. Seguramente en otro tipo de organizaciones se pueda implementar de manera más profunda con todos sus rituales, momentos y actores, pero para nosotros funcionó algo más simple que enfatice y ponga foco en la comunicación como herramienta de tracción de todo el equipo.

Reunión mensual de equipo para revisar OKR’s

¡Desafiaron sus propios límites!

Tomás: ¿Qué recomendación le darías a alguien que está pensando implementar OKR?

Martín: Con OKR el aprendizaje es constante y colaborativo. Invertir nuestro tiempo en la planificación sumó valor agregado para que podamos ejecutar los objetivos correctamente y las métricas comprobaron los buenos resultados. En DMO apuntamos a OKR’s aspiracionales y cada vez más ambiciosos, pensamos en avanzar ágilmente, tomando riesgos y enfrentando todos los obstáculos. ¡Nuestra mirada está en la cima, pero disfrutamos el camino!

Así empezaron…

¡Hoy los representa el OKR’s Qube!

Tomás: ¿Cuáles serían los puntos claves que aprendieron iterando OKR?

Martín: Llevar a la acción la metodología nos permitió entender que teníamos que pasar por 3 hitos fundamentales para que los OKR’s logren impactar en nuestros objetivos y estrategias.
1. La importancia de entender cómo redactar y definir correctamente un OKR.
2. Tienen que ser fáciles de medir: tener un OKR sin medir no tiene sentido porque hasta nos puede traer piedras en el camino si en el cotidiano se complica mucho hacer el seguimiento. Necesitamos tener el dato fácil para lograr un impacto real.
3. La comunicación, la alineación visual y la creencia en los objetivos fue sumamente importante para lograr el apalancamiento del equipo.

Tomás: ¿Dirías que OKR ya forma parte de su ADN?

Martín: Sí, logramos adoptar la metodología OKR a nuestra cultura con objetivos ágiles que involucren a todo el equipo, impulsando su compromiso y motivación para alcanzar nuestra estrategia global. Continuar en constante evolución es parte de nuestro ADN, estamos convencidos de que haciendo se aprende, nunca es tarde para probar, iterar, pivotar y volver a empezar. Lo importante es saber a dónde queremos llegar, tener las metas claras y animarnos a reinventarnos las veces que sean necesarias afrontando nuevos desafíos para descubrir nuevos horizontes. 

NEWSLETTER

Equipos Invencibles

Recibe cada sábado ideas y contenido útil para que tu equipo consiga mejores resultados.

Síguenos

NEWSLETTER

Equipos Invencibles

Recibe cada sábado ideas y contenido útil para que tu equipo consiga mejores resultados.

Síguenos

NEWSLETTER

Equipos Invencibles

Recibe cada sábado ideas y contenido útil para que tu equipo consiga mejores resultados.

Síguenos

whatsapp