Fede Rios de Lime: cuando tu startup empieza a crecer, OKR te ayuda a enfocarte en lo que importa

Fede participó de la 3ra. edición de nuestro programa de OKR, y en este post nos cuenta su historia.

Agustín Cassino

· 5 minutos de lectura

 

Creo que lo más fuerte que tiene el programa es el foco en la implementación, la práctica, el ‘get it done’. Te vas con algo casi terminado, que después solo tenés que revisar; y seguro de que podes bajar todo al equipo.’

En 2012, Fede era un músico en cruceros que, como todos los músicos que conocía, estaba inconforme con las agencias para las que trabajaba. Esa inconformidad lo llevó a fundar Lime.

Lime no quería ser una agencia más: quería ser un ‘hermano mayor’ para todos los músicos que pensaban hacer carrera a bordo, no solo dándoles toda la información y preparación que necesitaban; también acompañándolos a lo largo de toda la experiencia.

Esas diferencias llevaron a esta agencia a crecer más de 50% cada año, y a cerrar acuerdos con algunas de las líneas más grandes del mundo.

Pero a medida que la startup crecía, también crecían las oportunidades y las ideas. Necesitaban organizarse, enfocarse en lo que importa. Y esto es lo que llevó a Fede a participar de la 3ra. edición de nuestro programa de estrategia y objetivos ágiles con OKR.

2 meses después de terminar la edición; hablamos con Fede para ver cómo lo ayudó a definir y enfocarse en sus objetivos, y en este post te contamos lo que aprendimos.

Por qué OKR

Para Fede, antes de OKR, Lime ‘era una empresa rentable, pero muy desorganizada, o con pocas herramientas.’

El desafío era hacer que las cosas sucedan. ‘Estábamos en un momento de muchas oportunidades y sentía que se nos iba la cabeza en ideas gigantes y cosas que queríamos hacer pero no podíamos bajar. Ideas buenísimas, pero sin ejecución; o con una ejecución mala, que quedaba en nada.’

A esto se sumaba otro desafío: ‘Nosotros somos músicos, no tenemos una formación de negocios, ninguno de nosotros hizo un MBA.’

Pero para crecer, necesitaban algo más: un sistema: ‘Por eso este año el objetivo fue formarme y profesionalizar Lime. Esto me llevo a leer muchas cosas.’

Y de esa forma, llega a OKR: ‘Cuando leí Measure what matters pensé: esto es RE fácil, porque el sistema es simple y los resultados están a la vista, es una metodología que funciona’.

Pero leer el libro era solo el primer paso: ‘No estaba seguro de implementar por mi cuenta, porque la implementación parecía difícil. Y el libro dice algunas cosas sobre implementación, pero no va más allá. Y cuando terminas de leerlo, la pregunta es ¿y ahora qué hago?’

Fede entendió que no podía hacerlo solo, y empezó a buscar ayuda. Y de esa forma, llegó a nuestro programa.

Por qué Master Me Up

El programa proponía otros desafíos. El primero era la metodología: ‘hasta el momento que empecé el programa no entendí la modalidad. Cómo es esto de no tener profesores o clases, porque todos los cursos que hice era: el profe, el alumno y una instancia de examen.’

Pero después de pasar por el programa, Fede nos decía: ‘para OKR esta modalidad es genial; porque te ayuda a implementar, que es lo difícil de este método, sobre todo en el equipo. Y lo bueno de Master Me Up es eso, te llevan un poco de la mano hasta definir tu primer set de OKR.’

‘Además hacen entrevistas con gente que lo usa desde hace mucho, y eso te ahorra darte la cabeza contra la pared. O sea, podes tener errores, pero decís: esto es lo que me dijo el coach; no te preocupas, pensas: es parte del proceso.’

Fede entendió que el programa no tiene profesores o exámenes porque el objetivo no es saber más sobre OKR, es implementar OKR en tu equipo o empresa en 5 semanas; y para eso, en lugar de profesores, tienes coaches y mentores; y en lugar de exámenes, proyectos y herramientas.

Después del programa

Dos meses después de haber finalizado, ya está en la primera etapa de implementación: ‘en agosto terminé de definir los OKR de Lime: dónde quiero estar en 5 años. Después bajé de los 5 años a 1 año, y del año al Q.’

‘A mediados de agosto hice la presentación con el equipo. Y desde ahí fue: bueno, qué hacemos en el Q3. Pero cuando todos definieron sus primeros OKR era septiembre, quedaba solo un mes para el Q3. Entonces dí un paso para atrás, y fue: no se preocupen, esto es una prueba. Y ahora estoy revisando los OKR de todos para lanzar el próximo Q.’

Para Lime, esto es un gran cambio, y un gran desafío: ‘Lo que pasa es que nosotros no medíamos nada, no teníamos métricas, entonces cuando empezamos a medir todo, la reacción general fue un poco de susto. No tanto por el control, sino por la tarea agregada. Por ejemplo, empezar a tener reuniones cada dos semanas. Es como más trabajo. Y lo que me dijeron todos es: está buenísimo, pero cuándo lo vamos a hacer, no tengo tiempo. Y la respuesta fue: bueno, esto es lo primero que tenés que hacer. Es lo más importante.’

Lo mejor de OKR

Para Fede, en esta primera etapa, la ventaja mas importante de OKR es que lo ayudó a organizarse, no solo para enfocarse en lo que importa, también para no perder tiempo (y recursos) en tareas que no dan resultados: ‘OKR me ayudó a organizar las cosas que ya hacía. Siempre traté de hacer lo más importante primero, y OKR me ayudó a organizar eso. Porque por más que trataba de hacer lo más importante, no tenía definido qué era lo más importante, o lo tenía mal definido, o no tenía un deadline. Faltaba armar eso, y OKR me ayudo a hacerlo.’

Lo mejor de Master Me Up

¿Pero por qué este programa y no otro? Esto es lo que nos decía Fede: ‘creo que lo más fuerte que tiene el programa es el foco en la implementación, la práctica, el ‘get it done’; que no es teoría, la teoría está, la podemos leer todos. Acá te vas con algo casi terminado, que después solo tenés que revisar; y seguro de que podes bajar todo al equipo.’

3ra edición okr

Y eso no es todo: ‘otras dos cosas que me sorprendieron fueron, por un lado, las herramientas que me presentaron, que me cambiaron el día a día; y por otro, un tiempo después de terminar el programa tenía un problema de implementación que no sabía cómo resolver y le escribí a Martin, uno de los coaches. Lo único que esperaba era que me respondiera: mira: hacé esto, etc. Pero tuvimos una charla de una hora que me resolvió un montón de cosas, y me parece que eso es un valor agregado enorme.’

 

👉 Interesado en saber más sobre OKR, descarga esta guía

👉 Más info sobre Federico

👉 Más info sobre Lime

👉 Más sobre otros miembros felices

>